ALIMENTACIÓN

¡Horrible! Esto es lo que sucede en tu cuerpo si comes pizza todos los días

Si comes a menudo pizza estas son algunas de las consecuencias que verás en tu cuerpo.

Las consecuencias de comer pizza a diario.
Las consecuencias de comer pizza a diario.Créditos: Pixabay
Escrito en TENDENCIAS el

Comer pizza todos los días puede tener una serie de efectos en el cuerpo, tanto a corto como a largo plazo, dependiendo de la composición y cantidad de la pizza. A continuación, te presentamos lo que podría suceder en tu organismo si abusas demasiado de comer pizzas.

8 cosas que suceden si comes pizza a diario

1. Aumento de peso

La mayoría de las pizzas comerciales están cargadas de calorías debido a su alto contenido de grasas, carbohidratos y sal. Comer pizza todos los días puede resultar en un exceso de consumo calórico, lo que puede llevar a un aumento de peso con el tiempo.

2. Problemas cardiovasculares

La pizza puede ser rica en grasas saturadas y sal, especialmente si contiene ingredientes como salchichas, pepperoni o queso extra. Un consumo excesivo de estos ingredientes puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, hipertensión y colesterol elevado.

3. Problemas digestivos

El alto contenido de grasas y sal puede provocar indigestión, hinchazón y reflujo ácido en algunas personas, especialmente si se consume en grandes cantidades.

4. Resistencia a la insulina

Comer alimentos ricos en carbohidratos refinados y grasas regularmente, como la pizza, puede aumentar el riesgo de desarrollar resistencia a la insulina y, en última instancia, diabetes tipo 2.

Los estragos de comer pizza: Pexels.

5. Deficiencias nutricionales

Si la pizza se convierte en una parte principal de tu dieta y desplaza a otros alimentos más nutritivos, podrías terminar con deficiencias de vitaminas y minerales esenciales que se encuentran en alimentos como frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras.

6. Piel grasa y acné

Los alimentos ricos en grasas y carbohidratos, como la pizza, pueden desencadenar la producción de sebo en algunas personas, lo que puede resultar en un aumento del acné y una piel más grasa.

7. Adicción a la comida

Los alimentos altos en grasa, sal y carbohidratos pueden desencadenar una respuesta en el cerebro similar a las sustancias adictivas. Esto puede resultar en antojos y un deseo de seguir comiendo pizza incluso cuando no tienes hambre.

8. Cambios en el estado de ánimo

Una dieta rica en carbohidratos refinados y grasas y baja en nutrientes puede afectar tu estado de ánimo y energía, llevando a sensaciones de letargo, irritabilidad y, en algunos casos, depresión.

¿Se pueden hacer pizzas saludables?

¡Claro que sí! Las pizzas, en su esencia, son una combinación de masa, salsa, proteínas y vegetales, lo que significa que puedes adaptar cada componente para que sea más saludable. Opta por una masa hecha de harina integral o alternativas de bajo contenido de carbohidratos, como la coliflor. La salsa casera de tomate, hecha con tomates frescos y sin azúcares añadidos, es una opción rica en antioxidantes y sabor. Elegir proteínas magras como el pollo, el pavo o incluso opciones vegetarianas como el tofu, y añadir una abundancia de vegetales frescos, puede aumentar el contenido nutricional de la pizza.

Y si la comes con amigos, mejor: Pixabay.

Minimizar el uso de quesos grasos y optar por opciones más ligeras o simplemente reducir la cantidad puede disminuir significativamente la carga calórica. Además, añadir hierbas frescas y especias no solo mejora el sabor sino que también aumenta el perfil antioxidante de tu comida. En esencia, una pizza saludable es aquella que equilibra sabor y nutrición, proporcionando una comida deliciosa sin comprometer tu bienestar.