SU HISTORIA

¿Por qué celebramos San Valentín? El origen del culto al santo del amor

El 14 de febrero es el día más especial para las parejas, pero ¿alguna vez te has preguntado el por qué?

Pintura de San Valentín de Roma.
Pintura de San Valentín de Roma.Créditos: Agencias
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Cada 14 de febrero las parejas tienen su día exclusivo para llenarse no solo de regalos y sorpresas, sino también para reforzar los lazos afectivos que los unen gracias a que es un día regido por San Valentín, 'el santo del amor'. Pero, ¿Quién era San Valentín y que hizo para ser merecedor del día más romántico del año?

Originado por la Iglesia católica como contrapeso de la festividad pagana que se realizaba en el Imperio Romano dedicada a la fertilidad, llamada Lupercalia, esta celebración del 14 de febrero también es una de las primeras fiestas que significaron la expansión del cristianismo en toda la Europa romana.

La fiesta en sí ha ido ganando importancia a lo largo del tiempo, aunque en muchos países lo ha hecho desde una perspectiva laica como el Día de los Enamorados o el Día del Amor y la Amistad. 

¿Quién era San Valentín? 

La tradición asocia el 14 de febrero a la conmemoración de San Valentín de Roma por su empeño en unir parejas en plena prohibición del cristianismo durante el auge del imperio romano, lo que finalmente le costó la vida.

Grabado que muestra a Valentín de Roma casando a una pareja.

San Valentín casaba a soldados con sus prometidas en las mazmorras de las cárceles del imperio en los tiempos en que el cristianismo fue prohibido por Claudio II quien, al enterarse de los votos matrimoniales que realizaba el santo, mandó capturarlo y traerlo frente a él para que se excusara.

Al parecer, Claudio no tenía más intención que solo reprenderlo y desterrarlo, pero por influencia de otros altos funcionarios mandó decapitar a san Valentín. Los días que estuvo esperando en prisión para su ejecución vio que la hija del juez de la prisión era ciega, y oró pidiendo a Dios que la joven pudiera ver.

Durante su traslado a la plaza pública para su ejecución, Valentín le regaló un papelillo a la joven para que lo leyera. Ella, sin entender el motivo, ya que era ciega, abrió el papel y por primera vez logró ver y lo primero que vio era una frase que decía "Tu Valentín" como forma de despedida.

Algunos historiadores que apoyan este relato como el único y verdadero aseguran que Valentín se llegó a enamorar de la joven, por lo cual su simbolismo como santo del amor fue mayor.

La celebración gana popularidad

Durante la antigüedad se celebraba en Roma una fiesta pagana dedicada a la fertilidad, llamada Lupercalia. Durante esta fiesta las mujeres esperaban ser golpeadas con látigos hechos de piel de cabras y perros, mojados en la misma sangre de estos animales, ya que creían que este ritual les otorgaba fertilidad. Siglos más tarde, en el año 496, el papa Gelasio I prohibió la celebración de la Lupercalia e instauró el 14 de febrero como día de la fiesta de San Valentín.

Durante la Lupercalia, las mujeres eran azotadas.

En 1400, el rey Carlos VI de Francia, creó la Corte del Amor, mediante la cual, el primer domingo de cada mes y durante el Día de San Valentín, se efectuaban una serie de competiciones en las que los participantes competían para conseguir la atención entre las doncellas cortesanas.

 A partir del siglo XV la celebración del día de San Valentín como día de los enamorados, se fue popularizando en Francia y Gran Bretaña. Con el paso del tiempo, esta festividad se fue poniendo de moda en otras partes de Europa como Alemania e Italia. También, a partir del siglo XV, se hizo costumbre escribir poemas o Valentinas entre enamorados. Desde principios del siglo xix, comenzó en Gran Bretaña la comercialización de esta fiesta con la fabricación masiva de tarjetas de felicitación del Día de San Valentín, con frases hechas y adornos, tal como seguimos acostumbrando hoy en día.