EL VAPEO ES PELIGROSO

Un estudio demuestra que los cigarrillos electrónicos producen arritmias

En España, las enfermedades del sistema circulatorio producen un 24% de las muertes registradas por todas las causas. Se ha demostrado que Inhalar el propilenglicol, la glicerina vegetal y los saborizantes de los cigarrillos electrónicos produce alteraciones en la frecuencia cardiaca

Escrito en TENDENCIAS el

Según un estudio de la Revista Española de Cardiología, unas 54.000 personas mueren cada año por culpa del tabaco y unas 14.000 de ellas lo hacen por enfermedades cardiovasculares.

Siguiendo los resultados del estudio publicado este martes en Nature Communications, la vinculación del tabaco con el desarrollo de este tipo de patologías no es nada nuevo, pero los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina (DSLN), como son los cigarrillos electrónicos, también podrían estar detrás de la aparición de arritmias y alteraciones en el ritmo cardíaco.

Muchos de los vendedores y promotores de este tipo de los cigarrillos electrónicos se han hecho eco de su efectividad para dejar de fumar cigarros tradicionales.

No obstante, la inmensa mayoría de la evidencia científica al respecto desmiente esta propiedad y señala sus efectos nocivos sobre la salud. En el año 2021, un informe publicado por la World Heart Federation (WHF) y apoyado por la Fundación Española del Corazón (FEC) ponía de manifiesto la necesidad de una regulación más estricta.

El vapeo tiene el doble de posibilidades de causar infarto

En el informe se señala que los consumidores de cigarrillos electrónicos tienen casi el doble de probabilidades de sufrir un infarto que los no fumadores y su consumo se asocia al aumento del ritmo cardíaco y de la presión arterial, latidos más irregulares, problemas vasculares y el posible aumento del riesgo de coágulos sanguíneos.

El propilenglicol y la glicerina, principales compuestos de los líquidos que se transforman en vapor, producen irritación de las vías respiratorias y generan pequeños compuestos orgánicos (formaldehído, acetaldehído y acroleína) mutagénicos y cancerígenos.

La nicotina tiene efectos carcinógenos y perjudiciales sobre el sistema cardíaco. También se conoce que la presencia de metales pesados tóxicos como el cromo, el cobre o el zinc, y de los problemas respiratorios que producen los saborizantes que contienen estos aparatos.

Síguenos en Google News para no perderte nada.