FERTILIZACIÓN

Los embriones congelados son niños, dictamina un tribunal de Estados Unidos

Con la decisión judicial, la región lidera un cambio potencialmente restrictivo sobre la práctica de la fertilización in vitro en Estados Unidos.

Embrión
EmbriónCréditos: foto: Canva
Por
Escrito en INTERNACIONAL el

Los embriones congelados son personas, así lo dictaminó el Tribunal Supremo de Alabama, Estados Unidos, a su vez afirmó que se puede responsabilizar a alguien por destruirlos, una decisión que defensores de los derechos reproductivos dicen que podría poner en peligro la fertilización in vitro (FIV) y afectar a cientos de miles de pacientes que dependen de tratamientos como este cada año.

Este fallo histórico es el primero de su tipo y se produce en un momento en que al menos once estados ya definieron ampliamente la “personería” desde la fertilización en sus leyes estatales, según el grupo de derechos reproductivos Pregnancy Justice. Además, los estados en todo el país están considerando restricciones adicionales sobre el aborto y la reproducción, lo que pone el tema de cara a las elecciones de 2024.

En concreto, la corte de Alabama se centró en si un paciente que accidentalmente dejó caer y destruyó embriones congelados de otras parejas podría ser responsable en una demanda por muerte injusta.

Embrión, imagen ilustrativa. foto: Canva.

El tribunal dictaminó que el paciente podría serlo, escribiendo que había sostenido desde hace tiempo que los “niños por nacer son ‘niños’” y que eso también era cierto para los embriones congelados, otorgando a los óvulos fertilizados la misma protección que a los bebés bajo la Ley de Muerte Injusta de un Menor.

La decisión anuló una decisión de un tribunal inferior que desestimó la demanda porque decía que los embriones no encajaban en la definición de un niño.

El papel de los anti y pro aborto

Organizadores y legisladores antiaborto ya han intentado hacer ilegal destruir embriones, aunque ningún otro tribunal supremo estatal ha dictaminado sobre el asunto de esta manera. Por ejemplo, en Tennessee, un activista antiaborto dijo a los legisladores republicanos que esperaran unos años antes de hablar sobre la FIV y cómo regularla, según una grabación obtenida por ProPublica.

En Alabama, los votantes aprobaron una medida de votación en 2018 que otorgaba a los fetos derechos completos de personería, pero no mencionaba a los embriones congelados. Tras la caída de Roe, entró en vigor una prohibición casi total del aborto en el estado. Alabama ahora representa casi la mitad de todos los casos penales relacionados con el embarazo en todo el país, según un recuento de Pregnancy Justice.

Los defensores del derecho al aborto dicen que el fallo es el siguiente paso “lógico” para el movimiento antiaborto en su búsqueda por definir ampliamente la vida humana.

Embarazo, imagen ilustrativa. foto: Canva.

El descubrimiento del tribunal, señalan, podría tener implicaciones en todo el país para tratamientos de fertilidad como la FIV - el procedimiento médico en el que los médicos extraen óvulos de los ovarios y los fertilizan con esperma fuera del cuerpo, formando embriones que pueden ser trasladados posteriormente al útero - o incluso anticonceptivos.

“Esta es una extensión natural de la marcha hacia la personería fetal”, dijo Dana Sussman, directora ejecutiva adjunta de Pregnancy Justice. “Solo se necesita un estado para ser el primero en salir, y luego el siguiente se sentirá menos radical. Esto es una gran preocupación para cualquiera que se preocupe por los derechos reproductivos de las personas y la atención del aborto”, añadió.

Para darle a un paciente la mejor oportunidad de un embarazo, Sussman dijo que se crean múltiples embriones con la esperanza de que un paciente pueda intentarlo de nuevo si un intento de embarazo falla. Como resultado, a menudo se fertilizan tantos óvulos como sea posible y se mantienen congelados. Después de que una paciente queda embarazada, qué hacer con los embriones restantes puede ser una elección angustiante.

El fallo de Alabama podría hacer que esa elección sea más difícil, ya que los padres o las clínicas se preguntan si deshacerse de los óvulos fertilizados podría hacerlos responsables de daños punitivos, señalaron los defensores.