POLÍTICA

Donald Trump defiende la inmunidad presidencial hasta para asesinar rivales políticos

La defensa del exmandatario estadounidense sostiene que únicamente un procedimiento de destitución podría enjuiciar al destacado empresario de Nueva York.

Donald Trump no tiene pelos en la lengua.
Donald Trump no tiene pelos en la lengua.Créditos: Reuters
Por
Escrito en INTERNACIONAL el

Donald Trump, exmandatario de Estados Unidos, se presentó voluntariamente este martes a su primera cita judicial de varias programadas para 2024. La sesión tuvo lugar temprano en la mañana en Washington, donde el empresario de Nueva York intentó persuadir a los jueces de la Corte Federal de Apelaciones de su inmunidad y la imposibilidad de ser procesado.

Los jueces escucharon con escepticismo los argumentos de su defensa, que sostenía que Trump solo podría enfrentar cargos penales si es condenado en un proceso de destitución, ya que los hechos en cuestión surgieron de decisiones tomadas durante su presidencia. Los magistrados mostraron dudas, y la Fiscalía calificó la noción como "aterradora". La jueza Karen Henderson, nombrada por el expresidente republicano George H.W. Bush, expresó sus reservas, señalando la paradoja de que su deber constitucional de hacer cumplir las leyes le permitiera infringir el derecho penal.

Trump llegó a la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia a las 9:30 de la mañana, hora local (15:30 en España), con una expresión seria. Fue acompañado por varios abogados y Walt Nauta, su exasistente personal, también acusado en otro caso federal relacionado con el manejo de documentos clasificados. En la sala, Donald Trump se enfrentó a tres jueces, dos nombrados por demócratas y uno por republicanos, todos dispuestos a considerar las alegaciones de su equipo legal para evitar que el expresidente sea procesado por supuestos intentos de invalidar las elecciones de 2020.

Donald Trump sí sería procesable

Después de la audiencia inicial de hoy, que duró alrededor de una hora y cuarto, parece probable que el trío de jueces determine que se puede procesar a Donald Trump, rechazando sus alegatos de inmunidad. Ante tal escenario, se anticipa que el ex presidente y sus abogados apelen este fallo, lo cual podría escalar hasta la Corte Suprema.

En tal caso, la Corte Suprema podría optar por no considerar los argumentos, lo que haría que prevalezca la decisión del tribunal de apelaciones. Esta posibilidad parece ser del agrado de muchos jueces, ya que evitaría involucrar al sistema judicial en un asunto altamente politizado en este momento. De ser así, el caso volvería a la jueza Tanya S. Chutkan, quien está a cargo del caso principal, y empezaría a preparar el juicio para su inicio el próximo 4 de marzo.

Si la Corte Suprema decide tomar el caso, el proceso podría extenderse más, lo cual podría beneficiar a Trump, quien ya ha intentado posponer la resolución de sus asuntos legales hasta después de las elecciones de noviembre. No obstante, no se puede demorar demasiado, ya que la decisión influiría en los pasos a seguir en otros procesos legales pendientes contra Donald Trump. Además, existe otro factor crucial a considerar.

Lo que más se ha destacado de la sesión es que el ex-presidente ha confesado que la inmunidad presidencial debería de poder permitirle a un presidente de los Estados Unidos poder eliminar rivales políticos, algo que ha trastocado a todos los presentes, y demostrando una vez más el excentrismo de Donald Trump.