AGRESIÓN SEXUAL

La quinta (y última) versión de Dani Alves: falseo, sexo consensuado y el rechazo de la jueza

El brasileño ha prestado una nueva declaración, cambiando por quinta vez su versión de los hechos sobre la presunta violación de la que se le acusa.

Escrito en ESPAÑA el

Dani Alves ha vuelto a testificar este lunes ante la jueza que investiga su caso de violación por propia petición de su defensa, y ha sido la quinta ocasión en la que Alves prestó declaración y en la que ha cambiado de nuevo su versión de los hechos.

Alves ha declarado que la relación sexual que mantuvo el 30 de diciembre con la joven que le ha denunciado por violación, fue consentida y que tuvo lugar tras conocerse en la zona VIP de la discoteca Sutton y constatar que entre ambos había interés mutuo y tensión sexual desde el principio.

El brasileño ha aducido que mintió en su primera declaración para ocultar su infidelidad ante su esposa. 

Dani Alves y Joana Sanz, su  ahora ex mujer

¿Cuál es la nueva versión de Alves?

El exjugador del Barça ha acudido a declarar desde Brians 2, donde permanece a la espera que finalice la Instrucción y se fije fecha de juicio. La defensa tiene previsto volver a solicitar la libertad provisional en los próximos días.

El acusado ha recordado que llegó al local con su amigo Bruno y fueron a la mesa 6, en una zona donde les colocan habitualmente por razones de seguridad. Conocieron a tres chicas, entre ellas la denunciante, y hablaron y bailaron, sobre todo con ella.

Al constatar la química que había, el jugador le propuso ir a un lugar más privado, mencionando el baño que había justo al lado. Según ha relatado, ella accedió y fueron allí por separado y salieron por separado.

El brasileño ha afirmado no entender el por qué de la acusación de la joven, aunque cree que al pedirle salir separados y ser discretos, sin ser atento ni afectuoso con ella, la pudo ofender o enfadar. En cuanto a la herida en la rodilla, por la que fue preguntado por el Ministerio Fiscal, recordó la posición de rodillas al realizar la felación y que es una escoriación y no una contusión.

En la declaración, ha dicho que todo lo que paso en el interior del baño fue un acto libre y voluntario, tuvieron sexo y no dijo en ningún momento que parara. En este punto ha querido ser contundente y ha asegurado que él respeta a las mujeres y jamás ha tenido una conducta que vaya en su contra.

Las pruebas y la sólida versión de la víctima

Mientras Dani Alves ha cambiado su versión hasta cinco veces y ha divagado en cada nueva declaración que ofrecía, a la víctima le bastó con acudir a los juzgados en una ocasión para dejar claro lo que sucedió ese 30 de diciembre de 2022.

Junto a unas amigas, la joven rechazó las insistentes invitaciones de Alves y sus acompañantes para unirse a ellos en la fiesta, hasta que finalmente accedieron a unas bebidas.

La presunta víctima, una joven de 23 años, detalló después que Alves realizó insinuaciones directas e incómodas y la forzó a seguirle hacia unos baños, donde comenzó a propasarse con ella

Afirma que el futbolista la golpeó, la tiró al suelo, y la forzó a practicarle sexo oral, para después incorporarla y agredirla sexualmente. El brasileño abandonó a los quince minutos el baño, y poco después la discoteca.

La joven pidió ayuda de inmediato a la seguridad del local y a la Policía, que la asistió y la trasladó al hospital. La joven denunció y además, junto a su propio testimonio y el de sus acompañantes, aportó profundidad a su versión, ya que tanto su amiga como su prima reconocieron también los intentos de Alves y su grupo para agredirlas.

La jueza ha rechazado los exámenes médicos y psicológicos a la víctima por parte de la defensa, y las numerosas peticiones de liberación para Dani Alves. 

Cámaras, testigos y ADN señalan a Dani Alves como culpable. Sólo queda saber  el veredicto final y la posible condena definitiva para el ex jugador.