REFORMA LEY 'SOLO SÍ ES SÍ'

Irene Montero confía en que habrá acuerdo entre Podemos y PSOE, en caso contrario no dimitirá

La ministra de Igualdad está en el centro de todas las miradas. Aunque ha aceptado la reforma de la polémica ley, de no hacerse a su manera y sí a la del PSOE, entonces no dejará su puesto.

Montero, en una de sus tantas intervenciones en el Congreso.
Montero, en una de sus tantas intervenciones en el Congreso.
Por
Escrito en ESPAÑA el

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha asegurado que seguirá al frente de su ministerio aunque el PSOE presente en solitario la reforma de la ley del sólo sí es sí, y aunque confía aún en que se pueda lograr un acuerdo, ha admitido que se mantiene una "fuerte discrepancia" entre los socios de Gobierno.

Montero se ha mostrado dispuesta a continuar "trabajando todas las horas" que sean necesarias para conseguir un acuerdo, y si bien ha considerado que ninguna reforma penal seguramente va a evitar las rebajas de pena, ha insistido en que intentarán lograr el consenso para esta reforma que se acometerá "a petición" del presidente, Pedro Sánchez, y del PSOE.

"No me pongo ningún limite, lo que quiero es un acuerdo, estamos trabajando mi equipo y yo todas las horas necesarias como lo hace el partido socialista", ha asegurado Montero en RNE, quien ha admitido que el acuerdo entre socios de gobierno está aún lejos pero es posible.

La ministra ha explicado que no le importa que le llamen "soberbia" con tal de conseguir que el Gobierno de una respuesta unitaria ante la ofensiva de la derecha política, judicial y mediática, y se ha mostrado dispuesta a ampliar las penas. "Se está trabajando, la discrepancia es fuerte, pero confío en lograrlo, hemos tenido negociaciones muy difíciles" en el seno del ejecutivo de coalición, como el tope al gas y otras leyes feministas.

Irene Montero asegura que no dimitirá 

La secretaria de Acción de Podemos ha asegurado no obstante que seguirá al frente de su ministerio: "Mi obligación en un momento difícil es dar la cara y estar ahí, y proteger el principal avance feminista" en las últimas décadas.

Sobre la posibilidad de que el PSOE hiciera la reforma sin su socio, ha señalado que "es un escenario posible, tienen los números, si pactan con el PP; no me gustaría volver a las penas de las violencia y la intimidación", ha aseverado.

En lo que si ha insistido es en la voluntad de Unidas Podemos en no renunciar a poner el consentimiento en el centro. "Siempre que ha habido una ley (feminista) ha habido una resistencia y por eso necesitamos una respuesta fuerte como Gobierno y he estado dispuesta incluso a que se me dijese que era una soberbia por no querer reformar, mientras yo no paraba de intercambiar papeles; quiero preservar la respuesta unitaria del Gobierno, pero desde luego, el consentimiento no se puede tocar".

En este sentido ha recordado la existencia de diferencias (con el PSOE) sobre "como reformar la ley y si se puede mantener el consentimiento como eje del código penal".

La ministra ha admitido que "ninguna reforma va a evitar las rebajas de las penas, pero aún así como hay que tener una respuesta unitaria hay que hacer lo que sea necesario menos tocar la definición de la agresión".

Síguenos en Google News para no perderte nada.