Madrid 39° 25°
Suscríbete
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Lucas Vidal, el genio de la música en España que afirma que "no le gusta lo que hace"

El madrileño de 38 años ya conquistó Hollywood con sus canciones, sin embargo, no todo en su vida ha sido fácil, pues durante un tiempo tuvo que pausar sus estudios para tratarse de cáncer. Aquí te presentamos esta entrevista exclusiva con el compositor de 'Karma'.

Lucas Vidal
Lucas VidalCréditos: Agencia Noho
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Se dice que la vida siempre está llena de sorpresas, de momentos que uno quiere olvidar y muchos otros que se quedan grabados en la memoria para toda la vida. En esta montaña rusa llamada vida no se sabe qué pasara mañana, ya que un día puedes ser becado para estudiar en Berklee College of Music, otro día siguiente tener que detener todo para tratarte contra el cáncer y después ser considerado genio de la música en España y tener dos Goyas y un Emmy. Esta es la vida de Lucas Vidal, quien con tan solo 38 años ya enamoró a todo Hollywood, España y gran parte del mundo con su talento.  

La Península Hoy conversó con el creador de la banda sonora de ‘Fast &Furious 6’ y el también colaborador de Pablo Alborán para el tema principal de ‘Palmeras en la nieve’, largometraje que le valió uno de los dos Goyas que ostenta a su corta edad. En la charla, Vidal hizo un repaso por su vida en general, cómo es trabajar en Hollywood y en España, su forma de trabajar y dónde encuentra su inspiración, entre muchas otras cosas.  

Lucas Vidal nos habla en exclusiva sobre cómo comenzó todo y cómo llegó a colaborar como música en cine, teatro, series, musicales, valet, donde su talento musical termina por ser crucial para la experiencia de la gente.

Lucas Vidal Foto: Cortesía Noho

Una familia ligada con la música 

Lucas comenzó a tocar el piano a los 5 años, pero en realidad el talento y el amor por la música lo traía en la sangre. El claro ejemplo fue que su abuelo fue el fundador de Hispavox y por parte de su madre tiene a muchos familiares que son bailarines. Una casualidad seguro no fue cuando dijo que se quería dedicar a la música a los 15 años cuando fue becado para estudiar en Berklee College of Music.  

“He tenido la suerte de tener a una familia muy pegada a la música. Mi abuelo fundó Hispavox, que de hecho era Gamma en México y muchos lectores seguro la conocen. Por parte de mi madre tengo algunos primos y tíos bailarines. De alguna manera no es una casualidad que me haya dedicado a una disciplina artística”, explicó Lucas en uno de los salones del hotel Santo Mauro, a lo que agregó: “Fue a los 15 años cuando me fui a Berklee Colege of Music y fue donde descubrí que había más niños con la misma pasión y ahí decidí hacer música de cine y composición”. 

Vidal tenía claro que quería dedicarse a las bandas sonoras, ya que le gustan mucho las orquestas y la improvisación. A lo largo de su vida se imaginaba las melodías que debían de ir en las películas que él veía, por lo que tenía claro el camino que debía tomar dentro de la música.  

“Me decidí por bandas sonoras porque siempre me gustó la orquesta y la improvisación. Yo me imagino las melodías viendo películas y tanto la música orquestal y electrónica, que es lo que hago, lo puedo desarrollar con la imagen”, a lo que agregó: “Te voy a contar que lo que me ha ayudado muchísimo es el haber podido ir de pequeño al Auditorio Nacional de España, aquí en Madrid y ver mucha orquesta y música clásica. De alguna manera ese es mi ADN”.  

Lucas Vidal Foto: Cortesía Noho

Trayectoria meteórica

Con solo 38 años, Lucas se ha echado al hombro grandes proyectos que le han redituado en premios tan importantes que lo podrían hacer ver mayor o ser considerado un genio musical como lo hacen muchos de sus fans. A pesar de todo esto, el madrileño no pierde el piso y asegura que no se considera un genio, algo en lo que su mujer tiene un peso específico importante. 

“No, tengo la suerte de tener a una mujer (lo repite entre risas mientras le habla su mujer ‘gordi’ para que escuche lo que dirá) Tengo la suerte de tener una mujer y unos hijos que me ponen los pies en la tierra”, explicó Vidal entre risas mientras su mujer le miraba en otro sillón del Salón Rojo. 

La receta del éxito 

Si bien no hay una fórmula mágica para lograr cumplir las metas y sueños que la gente se plantea durante la vida, lo cierto es que Vidal tiene un método que le ha servido para alcanzar sus objetivos: "estar concentrado y con ganas de trabajar".

El compositor asegura que es importante tener “motivación, un mínimo de talento y constancia, trabajármelo mucho y siempre estar concentrado en lo que es la música”.

 “Mi inspiración siempre es el trabajo. Tener disciplina, una vida saludable y siempre estar concentrado. Intentar no tener distracciones”, a lo que agregó cuando se le preguntó sobre alguna composición dedicada a alguna persona: “No, suelo seguir la emoción que piden los personajes”. 

Una de sus claves es no anclarse en el pasado y vivir el presente, lo que le permite enfocarse en los proyectos que tiene en puerta: componer para una película y una obra, e indagar en que es lo que sienten los aficionados del fútbol en España para poder crear el himno de la LaLiga.  

“Yo intento dejar las cosas que pasan en mi vida privada a un lado y enfocarme en ese momento, vivir el presente, el momento en el que me encuentro componiendo y meterme de lleno. Yo encuentro mayor concentración en el estudio o en mi cuarto solo”, exclamó. 

Un día de trabajo 

Lucas lleva una vida tranquila, siempre buscando estar bien, pero pocos saben cuál es su rutina diaria y como es cuando está trabajando en estas mega producciones en Hollywood, España o el resto del mundo.  

“Me levanto, tomo un zumo de naranja, un té o una tortilla y me pongo a hacer ejercicio y me pongo a trabajar. Soy de trabajar por la mañana, estar con la familia por la tarde, trabajar un poco más y luego me voy a dormir”, aclaró. 

“Con el equipo de trabajo soy serio, pero muy cercano. Creo que la vida va de eso” mencionó. 

Un cambio radical 

Antes de que alcanzara la fama y comenzara a acumular éxitos, Lucas Vidal vivió un momento que pudo marcar el final de una prodigiosa carrera sin apenas haber comenzado.

Cuando tenía tan solo 20 años, Lucas fue diagnosticado con cáncer. La noticia llegó cuando se encontraba viviendo en Boston y estudiaba en el Berklee College of Music. El madrileño tuvo que poner en pausa sus estudios para regresar a España y recibir el tratamiento de quimioterapias. Al poco tiempo estaría de vuelta, pero tendría una nueva lección de vida, una nueva misión que sería “comerse al mundo”.  

“Yo creo que lo que me dio a entender es que estamos aquí dos días, que todos nos vamos a morir, que en 100 años da igual lo que haga ya no estaré aquí, que hay que disfrutar la vida y aprovecharla al máximo”, recordó Lucas dejando claro que hará todo lo que le sea posible con tal de disfrutar.  

No es fan de su trabajo  

En el mundo de la música muchos encuentran inspiración en cosas que le van pasando a lo largo de la vida, pero Vidal es diferente y procura no mezclar los temas de su vida privada en su trabajo, e incluso afirma que lo que hace realmente no le gusta, sin embargo, reconoce que hay algunos proyectos que lo catapultaron a tener la fama que tiene hoy en día. 

“Hombre, lo que hago yo no me gusta. Soy de los músicos que odia lo que hace, pero entiendo que el himno de Iberoamérica por la repercusión que tiene. Ha sido un proyecto súper importante en mi vida (...) 'Fast &Forious’ evidentemente me ha dado mucha proyección y visibilidad, pero al final, todo proyecto y te lo digo de corazón, tiene su parte interesante y a todo le saco algo. A mí lo que más me gusta es aprender”, dijo.

Su primer disco 

Dentro de estos cambios para salir de la zona de confort, Lucas decidió probar suerte con un disco, ‘Karma’, mismo que enmarca un poco todo lo que ha visto y vivido en su carrera. Es la combinación entre lo clásico y las orquestas con el toque moderno que implica la electrónica. En la charla explicó que el nombre no tiene nada que ver con algo personal, simplemente que cree que para toda acción siempre hay una reacción.  

“Elegí el nombre de Karma porque siento que toda acción hay una reacción. Si actúas bien creo que la vida te lo devuelve. En el momento en el que estaba cuando hice ‘Karma’ sentía la necesidad de realizar este proyecto para un progreso artístico y profundo. No quedarme en mi zona de confort. Fue plantear un proyecto diferente”, dijo mientras esbozaba una sonrisa. 

Muchos proyectos por delante  

Actualmente el madrileño cuenta con infinidad de proyectos tanto en España como en otras partes del mundo. Desde una zarzuela con Boris Izaguirre, la segunda temporada de Edén en Netflix, un valet, la serie de Miguel Bosé, el convertirse en el director músical de los ‘viernes musicales’ en el Hotel Santo Mauro y un proyecto que está realizando en México, pero del que no puede hablar mucho.  

Acabo de convertirme en el director musical de los ‘viernes musicales en Santo Mauro’. Un proyecto donde más allá de mi música se busca traer músicos diferentes para que la gente pueda sentir y vivir en primera persona la magia de este arte en el Salón Rojo. Una zarzuela para el Teatro de la Zarzuela con Boris Izaguirre. Estoy con la segunda temporada de Edén para Netflix. Estoy haciendo la serie de Miguel Bosé que sacará Paramount”, expresó Vidal, mientras su mujer se despedía "porque tenía cosas que hacer".

El proyecto confidencial 

Si bien sus proyectos son por todos conocidos, hay uno en específico del que aún no se puede hablar a detalle, por lo que Vidal solo da una pequeña pista: el nombre. Se trata de ‘Las azules’, pero sin revelar si se trata de una película o una serie. Lo que sí pudo confirmar es que es algo muy importante en el país y que más adelante dará detalles.  

“Tengo un proyecto mexicano del que no puedo hablar. Solo puedo decirte que se llama ‘Las azules’, no puedo contarte mucho más. Es para México y es un proyecto muy importante, pero ya te diré. Sale el año que viene. Ahora sale ‘La sagrada familia’ con Manolo Cano y ‘El inmortal’ para Movistar”, terminó con sus proyectos.  

Una anécdota que no olvida 

Apenas unos instantes previos al cierre de la entrevista, Lucas cuenta una pequeña historia que deja ver su forma de ser ante ciertas situaciones laborales, y confiesa que cuando estuvo grabando con la banda sonora en Abbey Road, pero sentía mucha tensión en la orquesta por lo que decidió jugarles una broma para sacar un poco de risas. 

“Cuando fui a grabar una banda sonora en Abbey Road que utilicé el humor. Cambié un violín por uno malo e hice que lo rompía afinando. La orquesta que estaba un poco seria se comenzó a reír y cambió todo. La grabación fue super guay. A raíz de esa experiencia que tuve he aprendido que hay que intentar ser divertido, cercano a la gente y ponerte al mismo nivel”, dijo. 

Si gana el Óscar para quién sería 

Todos los que trabajan en el mundo del séptimo arte, más en Hollywood tienen la idea de ser reconocidos con una estatuilla de la Academia. Considerando el historial de Vidal y la cantidad de proyectos en los que está, será cuestión de tiempo para que el talentoso español esté en el estrado agradeciendo por el reconocimiento a la banda sonora. Teniendo esto en la cabeza se le preguntó a quién se lo dedicaría. 

“A la gente joven para que sepan que con esfuerzo y sacrificio pueden cumplir sus sueños”, dijo para terminar con una nueva sonrisa en el rostro.