COLECCIONISTAS DE BILLETES Y MONEDAS

¿Necesitas más de 1.500 euros? Esta moneda de 50 céntimos podría ser tu salvación

Se trata de un ejemplar que se acuñó en el 2002, pero lo que la hace especial para los coleccionistas son sus errores de acuñación

Monedas
Monedas Créditos: Canva
Escrito en ECONOMÍA el

Los amantes de la numismática encontraron en internet el mejor el mejor lugar para la compra y venta de monedas y billetes antiguos. Las plataformas digitales presentan algunos ejemplares antiguos o con errores de acuñación que hacen que valgan mucho dinero para los coleccionistas. En esta ocasión vamos a hablar de una moneda de 50 céntimos que se vende en más de 1.500 euros. 

Se trata de un ejemplar que se acuñó en la Casa de Moneda y Timbre de Alemania en el 2002. Esta moneda sigue teniendo valor en el mercado monetario, por lo que para la gente normal vale 50 céntimos, pero para los coleccionistas tiene un valor mucho más importante y especial. 

La pieza se puso a la venta en Etsy, donde el propietario colocó algunas fotografías para que la gente pueda ver y el diseño de las monedas y algunas características que la hacen tan especial para los coleccionistas. En una de las fotos se pueden ver los errores de acuñación de la moneda. En el anuncio se estipuló un precio de 1.899,25 euros. 

Características de la moneda 

En el anverso se puede ver la Puerta de Brandemburgo, uno de los símbolos de la división de Alemania y su posterior reunificación. En el mismo lado aparecen las 12 estrellas de la Unión Europea y el año en el que se puso en circulación, 2002. En el reverso aparece el diseño clásico de las monedas de 50 céntimos. 

El motivo por el que vale tanto dinero tiene que ver con tres errores de acuñación. Dos de estos errores son por exceso de metal en la zona cerca al año en el que se acuñó. El último de estos está en la zona alta del primer arco del lado derecho, de igual manera, se puede ver un exceso de metal. 

En caso de contar con una moneda como estas y estés interesado en venderla, no dudes en recurrir con un experto en numismática o un vendedor de antigüedades para que le realicen una valoración correcta y se pueda vender en el precio justo para todos. Recuerda que las monedas pueden tener un valor inferior o inclusive superior al que se presentó en esta ocasión.